Escribí este artículo en 2010 (publicado en marzo de 2010) para la Revista Escolar de Colegio Público “José Mª Gutiérrez del Castillo”. (Artikel ini telah ditulis oleh ku pada tahun 2010 (diterbitkan pada mac 2010) untuk Majalah Sekolah “José Mª Gutiérrez del Castillo”).

¿Cómo se saludan los malayos entre sí? Los malayos realizan salam, donde se da las dos manos al destinatario y después se lleva la palma de la mano derecha hasta el pecho recíprocamente.
 
Los gestos del salam en el contexto formal son los siguientes: Se levantan los brazos desde la posición de reposo, simultáneamente, con las manos estiradas y los dedos juntos, hasta realizar un ángulo de unos 90º. En esta posición se entra en contacto con las manos del destinatario, que se cogen flexionando los dedos y suavemente oprimiéndolos. Después se lleva la palma de la mano derecha estirada y con los dedos juntos hasta el pecho, recíprocamente.
 
En el contexto informal los gestos del salam son los siguientes: Se levanta el brazo derecho, semiflexionado o estirado, desde la posición de reposo, con las manos estiradas y los dedos juntos, hasta realizar un ángulo de unos 90º. En esta posición se entra en contacto con las manos del destinatario, que se coge flexionando los dedos y suavemente oprimiéndolos, seguido del tacto recíproco de las mejillas donde se inclina el tronco hacia adelante y se produce con la cabeza un movimiento lateral hacia la derecha, dirigiendo la mejilla hacia la mejilla izquierda del destinatario. Posteriormente se echa la cabeza ligeramente hacia atrás, se realiza un movimiento lateral hacia la izquierda y se toca la mejilla derecha de la misma manera que la izquierda y se vuelve a la mejilla izquierda otra vez y después se despegan suavemente. Finalmente se lleva la palma de la mano derecha estirada y con los dedos juntos hasta el pecho, recíprocamente.
 
Cuando se trata de familiares de la jerarquía más alta (por ejemplo de los padres o los hermanos mayores), se da un beso en la mano derecha del destinatario a la vez que las manos del emisor alcanzan las manos del destinatario, y después se lleva la palma de la mano derecha estirada y con los dedos juntos hasta el pecho, recíprocamente. En ocasiones, los familiares mayores dan un beso en la frente o la mejilla a los familiares menores.
 
Es frecuente en la costumbre malaya que la gente se realice salam entre sí tanto cuando se ven por la calle como cuando las visitas vienen a su vivienda. De hecho, salam se práctica cuando quiera, donde quiera y quien quiera que vaya. Sin embargo, no se realiza salam entre hombres y mujeres que no tienen relación familiar. Tampoco se da un beso ni abrazo. Normalmente, se inclina un poco el cuerpo hacia adelante cuando ellos se ven. En el caso de hombres y mujeres de la misma familia, se saludan con el mismo salam que realizan los hombres entre sí y las mujeres entre sí. 
 
Los malayos creen firmemente que el salam es una práctica buena porque puede establecer una relación sólida entre las personas que lo realizan. Las dos manos dadas demuestran la sinceridad en el salam, mientras que si las aceptan con las dos manos demuestran verdaderamente que les apreciamos. Cuando se llevan la palma de la mano al pecho, se demuestra que ponemos el amor o el cariño que llevamos en el corazón. 
 
Revista Escolar de Colegio Público “José Mª Gutiérrez del Castillo”, (marzo, 2010).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *