Un cobrador llama a una casa y le abre un niño:

– Hola, bonito, ¿está tu papá?

El niño duda un momento y dice:

– No.

– ¿Y no sabes cuándo volverá?

– Es que.. no va a volver.

– ¿Y cómo sabes que no va a volver?

– Es que.. todavía no ha salido.

 

Terjemahan:-

Seorang pengutip hutang telah mengetuk pintu sebuah rumah dan keluar seorang budak:

– Hai comel, ayah ada?

Budak itu terpinga seketika lalu berkata:

– Takde.

– Tahu bila dia balik?

– Mm… dia takkan balik.

– Macam mana awak tahu dia takkan balik?

– Mm… sebab dia masih belum keluar.

 

 

Dibujos de Elefantes

¿Cuál es el animal que más se parece al elefante?

¡El hijo del elefante!

(Chistes para Niños)

 

Terjemahan:-

Binatang apakah yang paling menyerupai gajah?

Anak gajah!

(Jenaka untuk Kanak-kanak)

Sumber gambar:-  http://www.dibujosmania.com/elefantes.html

Papá, ¿tú sabes escribir con la luz apagada?

Yo creo que sí. ¿Qué quieres que escriba?

Tu firma en mis notas, papá.

 (Chistes para Niños)

 

Terjemahan:-

Ayah boleh tak menulis dalam gelap?

Rasa-rasanya boleh. Nak ayah tulis apa?

Tandatangan kad kemajuan.

(Jenaka untuk Kanak-kanak)

Sólo quiero compartir el cuento escrito por mi hija (10 años) para 3º Concurso Nacional de Cuentos. (Aku hanya ingin berkongsi cerita yang telah ditulis oleh anakku (10 tahun) untuk Pertandingan Menulis Cerita Peringkat Kebangsaan Kali Ketiga).

Hace mucho tiempo, en un pueblo vivió un chico que nunca se sentía alegre. Estaba triste todas las horas por nada aunque sus padres y sus hermanos estaban alrededor de él. Nunca rió ni sonrió en su vida aunque tenía muchos amigos y siempre intentaban a hacerle alegre por contar cuentos y chistes o cantar canciones. Todos los días estaba en la ventana con tristeza pensando; ¿Dónde está la alegría? ¿Dónde está escondida? ¿Por qué nunca me siento alegre?

Como no podría quedarse triste más, decidió buscar la alegría. Una noche, cuando toda su familia estaba durmiendo, se fue de casa y nadie de su familia se dio cuenta. Llevó con él una maletita con un poquito de comida y una foto de su familia. Dejó un apunte en la mesa, diciendo; “mamá, papá y todos, lo siento muchísimo, tengo que irme muy lejos para buscar alegría. Nunca me siento alegre y no puedo quedarme con eso nada más. Volveré a casa un día después de encontrar la alegría. Adiós.´´ Cuando lo leyó su mamá al día siguiente, se sentía muy triste y sorprendida. Su papá y toda su familia también estaban preocupados de que lo encontraran los malos y lo mataran. Pero era bastante tarde y no podrían hacer nada para pararlo.

El chico andaba por el río y después de unos días paró para descansar en una orilla. Miró hacia el agua y vio a una familia de peces; una madre, un padre y tres niños nadando con felicidad. Lo vio con interés y pensaba; “¿Por qué los peces son tan alegres? Pues, sería mejor si yo fuera un pez, podría nadar y vivir en el agua con alegría.´´ Cerró sus ojos y rezó; “Oh Dios, por favor, cámbieme por un pez, quiero ser un pez, para que sea alegre.´´ De repente, oyó un ruido, abrió sus ojos y vio dos hombres y rieron con alegría. En una mano de uno de ellos observó que había una caña y por otro lado había algunos peces. Miró hacia el agua y encontró que los peces ya estaban perdidos. Volvió a sentirse triste y dijo; “Oh Dios, por favor, no puedo ser pez porque no quiero que me cojan los pescadores. Así, siguió andando para buscar la alegría.´´

Después de andar por unos días, llegó a una colina. Se sentó para descansar bajo la sombra de un árbol al pie de la colina. Estaba a punto de dormirse cuando oyó unos sonidos desde el árbol. Eran los sonidos de los pájaros. Observó que la madre y el padre pájaro estaban dando de comer a sus niños. Cuando se acabó la comida los padres volaban y volvían con más comida en su boca. Parecían muy alegres y felices. El chico pensaba que era mejor si fuera un pájaro porque el pájaro podría volar con libertad en el cielo y así podría sentirse feliz y vivir con alegría. Al abrir su boca para pedir a Dios que lo cambie a un pájaro, de repente se oyeron varios disparos y vio que la madre del pájaro cayó al suelo con mucha sangre. También oyó las voces de los niños del pájaro llorando por la muerte de su madre. Se sentía muy triste al ver aquel evento y dijo; “Oh no, no voy a ser un pájaro porque tengo miedo de que me maten los cazadores´´.

Siguió andando y luego llegó a una montaña. Allí encontró una cueva y decidió descansar en ella. Se tumbó en el suelo de la cueva y pensaba; “ya he salido de casa por muchos días y ya he visto muchas cosas, pero todavía no he encontrado la alegría, todavía no me siento feliz. ¿Por qué?´´. Como había andado mucho, se sintió muy cansado y se durmió. Tuvo un sueño bastante extraño. Había un hombre mayor que tenía barba blanca y larga y se acercó despacio. Le dijo el hombre; “hijo, no hace falta irse de casa tan lejos para buscar la alegría. La real alegría está en tu corazón. Lo que hace falta es abrir tu corazón y aceptar la vida como te depara el destino. Así, puedes encontrar la alegría y vivir con alegría para siempre. Me gustaría aconsejarte que vuelvas con tu familia y la aprecies.´´.

El hombre de su sueño se perdió de repente sin dar tiempo al chico a contestarle. Se despertó al despedirse el hombre. Pensaba muchas veces lo que dijo el hombre. Ahora ya sabía la respuesta del lugar donde la alegría estaba escondida. Era su propio corazón. Entonces, se levantó y anduvo con rapidez a su pueblo que lo dejó muchos días. Al llegar a su casa corrió a sus padres y a sus hermanos y los abrazó fuertemente. “Oye, mamá, papá ya he encontrado la alegría, no voy a irme nunca más de casa para buscarla, está aquí, en mi corazón, en esta casa, dentro de nuestra familia.´´. A continuación, le dijo a su familia; “nos sentimos alegres cuando aceptamos lo que el destino nos depara, es decir cuando respetamos, amamos y queremos a nuestra propia familia´´. Toda la familia se abrazó con mucha alegría y desde aquel momento el chico vivió con su familia con alegría hasta que la muerta.   

Este cuento escrito por mi hija (10 años) para 3º Concurso Nacional de Cuentos. (Cerita ini telah ditulis oleh anakku (10 tahun) untuk Pertandingan Menulis Cerita Peringkat Kebangsaan Kali Ketiga)

Una vez Juliana vio un chico que se había convertido en una chica. Juliana se quedó mirando al chico y pensó; aquel chico era muy raro. El chico venía del Mundo al Revés que era el país más conocido del mundo, y estaba en el bosque de Maravillas y allí pasó cosas maravillosas, por eso se llamaba el bosque de las Maravillas.

Un día, Juliana decidió ir al bosque de Maravillas. A ella le encantó pasear por el bosque, hasta se perdió por estar admirada de cosas nuevas y magníficas con impresionantes vistas que había allí que nunca las encontró en su vida. Por ejemplo, los unicornios que nadaban y los peces que volaban. Por casualidad, Juliana encontró El Mundo al Revés, y le parecía muy raro. Allí, Juliana observó que los alumnos eran profesores, y los profesores eran alumnos, los perros hablaban, y los hombres ladraban, los chicos estaban embarazados, y las chicas no, y etc.…

Allí, encontró el chico del Mundo al Revés, y se le acercó a Juliana y le preguntó; “¿Eh, cómo te llamas?´´ “Juliana´´, respondió asustada. Juliana tenía un poco miedo del chico. Le preguntó al chico; “¿Y tú, cómo te llamas?´´. El chico contestó; “Me llamo David´´. Juliana le siguió preguntado, “¿Pues, por qué eres medio chico, y medio chica?´´ Y el chico le contestó con orgullo; “Porque soy del Mundo al Revés´´.

Juliana quería conocer más sobre el Mundo al Revés, y  entró. Era precioso y Juliana pensó quedarse allí para siempre. David presentó Juliana a sus familias. Su padre era el rey y su madre era la reina. Ellos decidieron que Juliana podría quedarse y volver a su casa cuando ella quisiera, porque ella no era del Mundo al Revés.

Un año después, Juliana conoció el hada de los deseos, y sólo se podría pedir dos deseos. Como Juliana echó de menos muchísimo a su pueblo y su familia, pidió un deseo, que quería volver a su casa. El segundo deseo era, que ojalá sus padres estuvieran bien, porque, ella (Juliana) les quería mucho y no quería perderlos.

La petición de Juliana se cumplió. Entonces, volvió a su casa y encontró que sus padres estaban bien. Su madre le preguntó llorando; “¿Dónde has estado todos estos años, hija?´´ Contestó asustada; “He estado en el país del Mundo al Revés mamá´´. Juliana y sus padres se abrazaron con fuerza. Después de aquel día, Juliana nunca más fue al bosque ó a la ciudad sola. Su madre estaba asustada porque creyó que su hija se había perdido en una ciudad, u otro lugar pero en realidad ella estaba en el Mundo al Revés.

Juliana y su madre fueron a la ciudad para celebrar la alegría que acababan de tener. Mientras estaban andando, Juliana cantó esta canción:

había una vez,

un barquito,

chiquitito ..

Y así repitiendo una y otra vez, hasta llegaron a la ciudad. Allí, encontraron a un monstruo grandísimo y feísimo hasta que todos estuvieran asustados y los mayores casi fueran a morir. Luego, los policías mataron al monstruo, y todo volvía a la normalidad. Todos agradecieron a los policías, porque los habían salvado. Juliana se alegró muchísimo y tenía un gran deseo que esperó que se cumpliera. Quería que todas sus familias se unieran y vivieran en alegría. Colorín, colorado, este cuento, se ha acabado.

Escribí este artículo en 2010 (publicado en marzo de 2010) para la Revista Escolar de Colegio Público “José Mª Gutiérrez del Castillo”. (Artikel ini telah ditulis oleh ku pada tahun 2010 (diterbitkan pada mac 2010) untuk Majalah Sekolah “José Mª Gutiérrez del Castillo”).

 

Los juegos tradicionales se pueden encontrar en todas partes del mundo. En Malasia, hay un juego tradicional muy popular entre las niñas que se llama Batu Seremban (la piedra de Seremban), o también conocido como ´´el juego de Selambut o Serembat´´.

Para realizar este juego se necesitan solamente cinco objetos redondos conocidos como ´´frutas´´. Las niñas suelen utilizar las bolitas de cristal, las semillas de caucho (en Malasia hay muchos árboles del caucho) o a veces las piedras para jugar.

Este juego se suele jugar en el tiempo libre, en la terraza, dentro de casa o donde se quiera sobre una superficie plana y limpia. Las jugadoras deberían sentarse en el suelo, así el juego se realiza  fácilmente. Se puede jugar individualmente, o en algunas ocasiones se juega en grupo de dos y hasta cuatro personas.

Antes de iniciar el juego, cada jugadora tiene que poner todas las bolitas en la palma de la mano y tirarlas para arriba y cogerlas con la parte posterior de la palma. La jugadora que  coge las máximas bolitas va a iniciar el juego. La cantidad de bolitas cogidas, se cuenta como punto.

Hay algunos niveles o distintas maneras de jugar al Batu Seremban. Comienza con el primer nivel donde se utiliza solamente una bolita que se llama la bolita una, hasta los niveles más altos o el nivel más complicado que se llama la bolita siete.

En primer lugar, todas las bolitas se echan en el suelo donde cada bolita debe estar separada. Se coge una de las bolitas y se tira al aire. En el mismo momento se cogen las otras bolitas en el suelo una a una rápidamente y simultáneamente se coge la bolita tirada al aire anteriormente. Esta acción se repite hasta que se cojan todas las bolitas que están en el suelo.

Después de pasar todos los niveles, las jugadoras deben hacer lo mismo que se ha hecho al iniciar el juego donde todas las bolitas se ponen en la palma y con un impulso hacia arriba se lanzan al aire y se recogen con la parte posterior de la palma. El punto se cuenta basado en la cantidad de bolitas que se han cogido. Se doblarán los puntos si se cogen las bolitas en el aire, antes de llegar a la parte superior de la palma.

Si la bolita tirada en el aire no se puede coger, o al coger las bolitas en el suelo la mano toca las otras bolitas, o no se pueden cogerlas hasta que caiga la bolita en el aire al suelo, o la jugadora no puede coger ninguna de las bolitas con su palma, el juego se terminará  y tocaré el turno de la jugadora siguiente y así hasta que se pasen todas las jugadoras.

Escribí este artículo en 2010 (publicado en marzo de 2010) para la Revista Escolar de Colegio Público “José Mª Gutiérrez del Castillo”. (Artikel ini telah ditulis oleh ku pada tahun 2010 (diterbitkan pada mac 2010) untuk Majalah Sekolah “José Mª Gutiérrez del Castillo”).

¿Cómo se saludan los malayos entre sí? Los malayos realizan salam, donde se da las dos manos al destinatario y después se lleva la palma de la mano derecha hasta el pecho recíprocamente.
 
Los gestos del salam en el contexto formal son los siguientes: Se levantan los brazos desde la posición de reposo, simultáneamente, con las manos estiradas y los dedos juntos, hasta realizar un ángulo de unos 90º. En esta posición se entra en contacto con las manos del destinatario, que se cogen flexionando los dedos y suavemente oprimiéndolos. Después se lleva la palma de la mano derecha estirada y con los dedos juntos hasta el pecho, recíprocamente.
 
En el contexto informal los gestos del salam son los siguientes: Se levanta el brazo derecho, semiflexionado o estirado, desde la posición de reposo, con las manos estiradas y los dedos juntos, hasta realizar un ángulo de unos 90º. En esta posición se entra en contacto con las manos del destinatario, que se coge flexionando los dedos y suavemente oprimiéndolos, seguido del tacto recíproco de las mejillas donde se inclina el tronco hacia adelante y se produce con la cabeza un movimiento lateral hacia la derecha, dirigiendo la mejilla hacia la mejilla izquierda del destinatario. Posteriormente se echa la cabeza ligeramente hacia atrás, se realiza un movimiento lateral hacia la izquierda y se toca la mejilla derecha de la misma manera que la izquierda y se vuelve a la mejilla izquierda otra vez y después se despegan suavemente. Finalmente se lleva la palma de la mano derecha estirada y con los dedos juntos hasta el pecho, recíprocamente.
 
Cuando se trata de familiares de la jerarquía más alta (por ejemplo de los padres o los hermanos mayores), se da un beso en la mano derecha del destinatario a la vez que las manos del emisor alcanzan las manos del destinatario, y después se lleva la palma de la mano derecha estirada y con los dedos juntos hasta el pecho, recíprocamente. En ocasiones, los familiares mayores dan un beso en la frente o la mejilla a los familiares menores.
 
Es frecuente en la costumbre malaya que la gente se realice salam entre sí tanto cuando se ven por la calle como cuando las visitas vienen a su vivienda. De hecho, salam se práctica cuando quiera, donde quiera y quien quiera que vaya. Sin embargo, no se realiza salam entre hombres y mujeres que no tienen relación familiar. Tampoco se da un beso ni abrazo. Normalmente, se inclina un poco el cuerpo hacia adelante cuando ellos se ven. En el caso de hombres y mujeres de la misma familia, se saludan con el mismo salam que realizan los hombres entre sí y las mujeres entre sí. 
 
Los malayos creen firmemente que el salam es una práctica buena porque puede establecer una relación sólida entre las personas que lo realizan. Las dos manos dadas demuestran la sinceridad en el salam, mientras que si las aceptan con las dos manos demuestran verdaderamente que les apreciamos. Cuando se llevan la palma de la mano al pecho, se demuestra que ponemos el amor o el cariño que llevamos en el corazón. 
 
Revista Escolar de Colegio Público “José Mª Gutiérrez del Castillo”, (marzo, 2010).

Acabo de despertarme, tengo agujetas (¡qué dolor que tengo!), me duele todo el cuerpo, juju hace mucho que no hago deporte, y ayer para colmo, no calenté lo suficiente antes de empezar a jugar ….

Para poner armonía en nuestras relaciones con los demás, primero debemos alcanzar la armonía dentro de nosotros mismos. ( Anónimo )

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...